Exponencial Confirming

Surfeando con la necesidad del flujo de cajas

A pesar de que han incrementado los retos y desafíos dentro del contexto empresarial a nivel mundial, las tasas de creación de empresas en Colombia aumentaron en el año 2022, pues de acuerdo con el reporte de dinámica de creación de empresas de Confecámaras, se crearon 310.731 unidades productivas en el año 2022, cifras que ratifican lo determinantes que son los emprendimientos en el desarrollo económico del país y demuestran la gran capacidad de resiliencia dentro de la actividad emprendedora para crear valor en torno a la productividad, los ingresos, la generación de empleo y el bienestar. Sin embargo, para que estos negocios sean sostenibles y se puedan transformar las ideas en iniciativas rentables, es necesario tener un adecuado manejo del flujo de caja, que permita gestionar los recursos de forma eficiente y tomar decisiones oportunas que ayuden a mitigar los riesgos que se puedan presentar dentro del plan de crecimiento.

Para tener una adecuada gestión de los recursos no es necesario tener estudios especializados en finanzas o un software de última tecnología, basta con implementar y administrar el flujo de caja, a través de un conocimiento detallado del negocio, conociendo las entradas y salidas de dinero, generando un control periódico que permita monitorear los recursos disponibles y los que hacen falta para operar y ejecutar los proyectos que se tengan dentro del plan estratégico. Es por esto por lo que la usabilidad del flujo de caja no se limita al tamaño de la empresa, a la etapa en la que se encuentra o a las actividades económicas que desarrolla, pues es una herramienta que genera valor en todo momento y ayuda a las empresas a surfear olas grandes y pequeñas en un mar desafiante.

Cuando los emprendimientos se encuentran en etapa temprana se enfrentan a olas desafiantes causadas por el desbalance dentro de su flujo de caja, pues los productos y servicios que ofrecen posiblemente no tienen suficiente tracción comercial dado que su modelo de negocio está en una etapa de validación en el mercado. A su vez, la estructura de costos y gastos es robusta, ya que busca apalancar el posicionamiento y el desarrollo, generando un déficit de caja que es difícil solventar con fuentes de financiación adicionales por la etapa de maduración en la que está. Por su parte, las empresas más maduras y consolidadas, pueden enfrentarse a otro tipo de olas desafiantes que están relacionadas con situaciones como: la optimización del ciclo de efectivo del negocio, el mejoramiento de las fuentes de ingresos reales para atender oportunamente el pago de las obligaciones, la diversificación de su portafolio de clientes y proveedores para mitigar riesgos de dependencia y contagio financiero, el mejoramiento de la rentabilidad y la disponibilidad de recursos para la ejecución de nuevos proyectos. Sea cual sea la necesidad, la correcta implementación, gestión y proyección del flujo de caja permiten conocer la liquidez de la empresa y la capacidad financiera que tiene para hacer frente a sus compromisos y los retos para crecer.

Si quieres surfear de la mejor manera tus necesidades de capital de trabajo y mejorar la liquidez de tu empresa, conoce las 3 claves para lograrlo:

  • Construir y proyectar adecuadamente el flujo de caja:

La construcción del flujo de caja se puede hacer por los métodos directo e indirecto, siendo este ultimo el mas utilizado en la industria, se determina a partir de la utilidad del estado de resultados y se divide en tres grandes grupos:

  • Actividades de operación: Este grupo tiene en cuenta las entradas y salidas de dinero por actividades de la operación propia de la empresa. Por ejemplo: Salario de los empleados, costos operativos.
  • Actividades de Inversión: Este grupo tiene en cuenta las entradas y salidas de dinero que se generan por las inversiones. Por ejemplo: Adquisición de maquinaria, equipos, empresas.
  • Actividades de financiación: Este grupo tiene en cuenta las entradas y salidas de dinero asociadas con la compra o venta de acciones, pago de deudas y dividendos.

El flujo de caja positivo es la situación ideal, porque demuestra que las entradas de efectivo son mayores que las salidas. Por el contrario, un flujo de caja negativo demuestra que hay una necesidad de liquidez en un periodo de tiempo determinado y es una alerta para la tesorería y planeación financiera de la empresa, sobre la cual se debe establecer un plan de acción en el corto y mediano plazo.

Se debe hacer una planeación del flujo de caja al inicio del año y monitorearlo periódicamente, ya sea semanal, mensual o trimestralmente. La proyección es importante porque nos da insumos de cómo se comportará en el futuro cercano, ayudando a tomar acciones correctas y preparando al negocio ante sucesos inesperados en el futuro.

  • Conocer el ciclo de efectivo de tu negocio:

El ciclo de efectivo se puede definir como la diferencia que existe entre el ciclo operativo y el ciclo de pagos, donde el primero es el promedio de tiempo transcurrido en días en que el inventario es vendido a crédito más el promedio en días en que las cuentas por cobrar se convierten en efectivo, mientras que el segundo es el promedio de tiempo transcurrido en días en que se presentan salidas de efectivo para el pago de las cuentas por pagar a proveedores[1].

El ciclo de efectivo del negocio se puede calcular de la siguiente manera:

# Días de rotación del inventario + # Días de rotación de la cartera – # Días de rotación de sus cuentas por pagar

Para entenderlo mejor, se ilustra el caso de una empresa comercializadora de alimentos y bebidas que vende productos como aceite de Oliva, madurados y vinos, que debe importarlos desde Europa. Para ejecutar sus compras debe pagar por anticipado a sus proveedores y el tiempo de importación de los productos puede tardar hasta 60 días. En este caso, la empresa tiene un déficit de caja debido a que debe hacer giros anticipados a los proveedores y la venta del producto final y su conversión a efectivo puede tardar más de 90 días, pues sus clientes no pagan de contado. En este caso, su modelo de negocio exige mucha caja y soluciones alternas de financiación para el adecuado manejo del capital de trabajo.

Es ideal que el ciclo de efectivo sea negativo, pues indica que la empresa está financiando su operación a través de los proveedores. Sin embargo, si no es negativo, se debe buscar que sea lo menor posible, dado que entre menos días demore la compañía en recuperar el efectivo invertido, mayor será su capital disponible en el corto plazo. En cambio, si el ciclo de efectivo es muy largo, la empresa podría verse en la incapacidad de atender con algunas responsabilidades, afectando su credibilidad y confianza en el mercado.

  • Convertir los activos en efectivo:

A través del ciclo de efectivo se puede identificar si la operación está atrapando o liberando caja, ya que puede ocurrir que la empresa tenga una estructura de activos sólida pero que estos no sean líquidos, lo que hace difícil que pueda atender oportunamente sus compromisos operativos, financieros y fiscales.

Una de las acciones que se puede implementar para liberar caja atrapada es intervenir la cuenta de los inventarios, en especial cuando se identifica que el inventario no se está moviendo constantemente y no está generando valor. El exceso de inventario deteriora el capital de trabajo y en algunos sectores económicos puede generar pérdidas importantes tras convertirse en inventario obsoleto. Para hacer mas eficiente la gestión del inventario se debe hacer una adecuada planeación y proyección de la demanda, que finalmente será el insumo para el proceso de compras y para establecer el nivel optimo de inventario. Así mismo, es importante hacer un seguimiento del inventario y su estado, sea a través de la implementación de un software de gestión o con conteos físicos periódicos, lo que ayudará en la disminución de costos y desperdicios.

Por su parte, la gestión de las ventas a crédito y el recaudo son fundamentales dentro del manejo del capital de trabajo. Generar ventas con amplios plazos de pago no es una elección, ya que en muchos casos es una exigencia que está ligada al crecimiento deseado y a las condiciones del mercado competitivo al que están expuestas las empresas, es una situación a la que muchas veces no se puede renunciar. Para surfear en estas condiciones, las empresas pueden establecer una política de crédito que evalúe en qué casos se pueden otorgar ventas a crédito, a que tipología de clientes y a que plazos de pago, mitigando los riesgos de crédito y liquidez y en especial, conociendo los niveles mínimos de caja que se tienen para operar sin llegar a incumplir con sus obligaciones.

En ocasiones, las empresas no tienen poder de negociación para acelerar el recaudo anticipado de sus clientes o plazos mas amplios en el pago de las facturas a sus proveedores, lo que conlleva a buscar soluciones alternativas de liquidez como lo son las ventas de facturas a través de productos como Factoring.

En este caso, Exponencial Confirming a través de la plataforma Affirmatum ayuda a las empresas en el manejo de su flujo de caja con soluciones de liquidez asociadas con el pago anticipado de las facturas, a través de un proceso simple, confiable, seguro y automático. Este tipo de soluciones no afectan el relacionamiento con los clientes y por el contrario genera mucho valor en el manejo del flujo de caja, garantizando liquidez de forma oportuna y segura.

Autora: Maria Elizabeth Bedoya Mejía

Descripción perfil:

 Ingeniera Financiera, especialista en gestión financiera empresarial de La Universidad de Medellín, con amplio conocimiento en flujo de caja en Pymes, riesgo de crédito, análisis financiero, otorgamiento de cupos para Pymes, automatización de procesos de originación en Fintech y metodologías agiles.

Amplia experiencia en liderazgo de equipos de alto desempeño, apasionada por la industria Fintech, la innovación y el desarrollo de productos financieros.

Have Any Question?

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

¿Podemos ayudarte?