Exponencial Confirming

La importancia de la liquidez financiera para las pequeñas empresas


El mundo post pandemia del 2022 nos ha demostrado con evidencia el desarrollo sin precedentes en la financiación de las pymes y el emprendimiento a partir del uso de tecnología.

La disminución del comercio mundial del 8,5 % en términos reales ha sido sentida por todas las industrias y todos los negocios y las pymes y los emprendedores estamos en el centro del impacto de la crisis. 

Los cierres comerciales prolongados, la demanda deprimida y las interrupciones en la cadena de valor crearon presiones operativas y financieras considerables sobre nuestras empresas, amenazando su supervivencia y viabilidad. Si bien la economía mundial se recuperó en 2021, con un crecimiento del 5,6%, la recuperación sigue siendo desigual y persisten los riesgos de nuevos brotes y cierres relacionados con el Covid. 

Además, tenemos que sumar los desafíos adicionales relacionados con la guerra en Ucrania, la inflación, en particular en el precio de la energía y las materias primas, la volatilidad en los mercados financieros y las interrupciones en las cadenas de suministro y el comercio. Ninguno de nosotros puede negar los impactos negativos en las operaciones y el desempeño, poniendo en peligro la recuperación de nuestras empresas. 

A medida que se desarrollaba la crisis del Covid, nuestros países respondieron con políticas que aseguraban que el financiamiento siguiera fluyendo hacia la economía, incluidas las pymes y los empresarios con problemas de liquidez. Esta intervención hizo que las condiciones crediticias se relajaran en respuesta al estímulo fiscal y monetario a gran escala: las tasas de interés fueron bajas y los requisitos de garantía disminuyeron. En este contexto, los nuevos préstamos aumentaron y muchos de nosotros quedamos endeudados a plazos que aún siguen vigentes.

El reto surge ahora, cuando las condiciones han cambiado, los apoyos del Gobierno están llegando a su fin y los nuevos retos del entorno empezaron a afectar los negocios y la caja no está en su mejor momento.

Vale la pena resaltar el papel protagónico de los servicios alternativos digitales, donde los usuarios tuvimos la posibilidad de tramitar solicitudes en línea y sin necesidad de trámites extensos con las entidades tradicionales. Todas estas actividades de financiación alternativa que aumentaron rápidamente en la mayoría de las economías, impulsadas en parte por las nuevas oportunidades que ha abierto la crisis.

¿Cómo saber qué alternativa de financiación necesita mi empresa según el reto que tengo? Aquí exploraremos varias alternativas que seguramente serán útiles en diferentes momentos del año.

¡Empecemos! 

Prestamos digitales

Desde el comienzo de la crisis, las necesidades de liquidez de las pymes se dispararon debido a los importantes déficits de ingresos. Si bien algunos de estos déficits se compensaron con menores gastos debido a cierres temporales, con medidas de alivio como aplazamientos de impuestos, con subsidios salariales y hasta con demoras en pagar las cuotas de los créditos ya adquiridos, las brechas restantes tuvieron que cubrirse con nueva financiación.

Ahora que el mundo retornó a esa “nueva normalidad”, los ingresos volvieron a sus niveles estables y las áreas financieras se preguntan ¿En qué casos conviene endeudarse?

Existen varias situaciones en las cuales vale la pena hacerlo. Proteger el flujo de caja o expandirse, son momentos donde es muy valioso poder contar con un capital adicional para hacerlo. Incluso muchas veces, el costo de tomar un préstamo es menor al de usar el dinero que la compañía pudiera generar. Queremos analizar varias situaciones que ameritan evaluar un préstamo:

  • Exportar: cuando las empresas incursionan en mercados nuevos, es común que tengan que enfrentar ciclos de cobros más largos por los productos o servicios que venden. Esto puede ser como resultado de ofrecer términos más favorables a sus clientes para lograr una penetración de mercado adecuada. Obtener dinero tomado en préstamo puede ayudar a superar este período de descuadre financiero. Si usted obtiene dinero para preparar su venta, está generando valor futuro porque el ingreso para cubrir esa deuda.
  • Aumentar el capital de trabajo: Imagínese la siguiente situación: Su empresa está creciendo en un mercado nuevo porque el producto recién desarrollado le encantó a sus nuevos clientes. Todo lo que produce se agota en el mismo día que sale a venta. Es necesario contratar más personas y comprar más máquinas para poder atender a esos nuevos clientes. Su mejor opción es acceder a más capital de trabajo para poder hacerlo.
  • Invertir en maquinaria o CAPEX: Cuando mi estrategia me indica que el crecimiento es hacia ciertos mercados, normalmente la exigencia consecuente es que la producción debe crecer. Y en ese momento las áreas de planta piden crecer la capacidad productiva comprando maquinarias costosas. Estas compras pueden financiarse a largo plazo con créditos.
  • Optimizar el flujo de caja: Es posible que las deudas contraídas anteriormente signifiquen el pago de cuotas que no hacen sentido con la caja del negocio. El refinanciamiento es una herramienta alternativa válida que mejora el flujo de caja y organiza las finanzas empresariales.

A continuación, exploramos las alternativas de financiación basadas en activos, las cuales tienden a ser más baratas para las empresas:

Leasing o renting: arrendamiento y compra a plazos

La actividad de leasing es un contrato financiero en el que la empresa de Leasing le entrega a su empresa algún activo para su uso y goce. Su empresa, a cambio, debe pagar un canon periódico, durante un plazo convenido. Al vencimiento hay dos opciones: a) el bien sigue siendo de la empresa de Leasing, o b) se transfiere a su empresa si decide ejercer una opción de adquisición que, generalmente, se pacta desde el principio del contrato.

Existen diversas modalidades de leasing, todas las cuales se enmarcan en dos tipos fundamentales que son el Leasing Financiero, y el Leasing Operativo (también conocido como Renting). La diferencia principal es que en el Renting no se pacta la opción de compra al final del contrato.

La diferencia de esta alternativa de financiación con el crédito es que se entrega un bien y no el dinero como tal para adquirirlo. La empresa de Leasing es la dueña, por ejemplo, de su máquina, o de sus equipos de cómputo, o de sus vehículos para distribuir sus productos. Usted no puede cambiar lo que le entregaron, mientras que con el crédito usted recibe dinero que después convierte en lo que necesite. En el leasing se intermedian bienes, activos; en el crédito se intermedia dinero.

La existencia de un activo de propiedad de la empresa de Leasing o de Renting es de la esencia de la operación de arrendamiento; en el crédito no existen bienes de por medio.

El pago periódico en el leasing se conoce como “canon”, que puede o no incluir amortización del valor del activo que se entrega en leasing; entre tanto, en el crédito se pagan cuotas que tienen intereses implícitos.

Algunas de las situaciones que puede enfrentar su empresa para considerar financiarse con un Leasing son las siguientes:

  • Leasing Internacional: Es un contrato en el cual la empresa de Leasing y la empresa tomadora se encuentran en países distintos y se rigen por sistemas legales diferentes. Esto funciona, por ejemplo, cuando su empresa necesita traer una maquinaria que está en otro país y decide hacer el negocio con una compañía de Leasing que está en el país donde la venden. Esa maquinaria debería ser importada bajo el régimen de importación temporal a largo plazo.
  • Leasing de Importación: Esta modalidad se usa cuando el caso es el mismo que describimos en el Leasing internacional, pero ambas partes están en el mismo país, en este caso Colombia.
  • Leasing de Exportación: Es un contrato sobre equipos que deben exportarse. La empresa de Leasing es colombiana, y el cliente tomador es de cualquier nacionalidad. Es decir, todo Leasing de Exportación es igualmente un leasing Internacional. Esta alternativa sirve cuando su empresa esté localizada en otro país, pero quiera comprar algún activo en Colombia con una empresa de Leasing colombiana.
  • Lease-back: Con esta alternativa, su empresa puede venderle alguna maquinaria, o vehículos, o equipos que ya tenga comprados, a la empresa de Leasing. Esto con el fin de liberar caja, pero seguir utilizándolos, haciendo pagos de cánones correspondientes.
  • Leasing inmobiliario: Se emplea cuando el bien objeto del leasing es un inmueble.

Definir si la empresa debe tomar un crédito o in leasing es una tarea que debe realizarse con cuidado porque si bien el uso puede ser el mismo, las condiciones contables y obligaciones de ambos son muy diferentes.

Factoring electrónico 

En el 2020, el desempeño en las actividades de factoring reflejaron la reducción en la producción económica y el comercio mundiales, como resultado de las restricciones relacionadas con el COVID-19. Lo anterior es evidenciado porque el Factoring es la herramienta más usada en el mundo para atender las necesidades de caja de corto plazo de las empresas, y durante la pandemia reflejó la caída de las ventas de forma generalizada. Esta tendencia mundial de usabilidad del Factoring apenas está llegando a Colombia de forma contundente.

Factoring es la alternativa por excelencia para obtener capital de trabajo de forma ágil y con los costos óptimos del mercado. Su evolución reciente ha sido significativa, migrando sus operaciones a ambientes digitalizados que permiten a los usuarios el acceso inmediato a los recursos.

Este año fue puesto en funcionamiento el ambiente RADIAN, una plataforma de la DIAN que permite a los diferentes usuarios del Factoring conocer el estado de las facturas emitidas por cualquier empresa localizada en Colombia. Este servicio crea confianza y facilita la movilidad de trabajo para cualquier empresa que venda a plazo y desee hacer efectivo el pago de sus facturas antes del vencimiento. Y es ahí precisamente donde radica el valor del factoring como alternativa. Su empresa emite todos los días facturas a plazo a sus clientes que se toman entre 30 y 60 o más días para pagarle. Por un descuento adecuado, todos los días puede recibir el pago anticipado y no preocuparse por créditos, ni por alternativas de financiamiento complicadas de obtener.

En Colombia hay más de 300 empresas ofreciendo este servicio por todo el territorio. Su uso es amplio y beneficia a muchos emisores de facturas que aligeran su flujo de caja para pagar todo tipo de obligaciones a tiempo.

Realmente solo hay dos tipos de factoring para escoger: con recurso y sin recurso.

  • Factoring con recurso: Es la operación donde su empresa le vende a una entidad de Factoring una o más facturas vigentes, emitidas a plazo, por cobrar a algún cliente. Cuando le digan que la operación es “con recurso” significa que su empresa es responsable por el cobro de esa factura a su cliente. Es decir; aunque la haya entregado y haya recibido el pago por la misma, si su cliente no le paga a la empresa de Factoring, su empresa debe hacerlo. Por eso se dice que es “con recurso” de su empresa. 

En esta modalidad su empresa conserva el riesgo de cobro. Normalmente, le piden que firme un pagaré en blanco, además de los documentos o contratos de factoring.

  • Factoring sin recurso: Es la misma operación, pero su empresa no corre el riesgo de pago de su cliente. Esta es la opción más recomendable para buscar, porque implica que su empresa no solo reciba el dinero anticipado, sino que además se libra del riesgo del cliente por completo.
  • Confirming: Este tercer tipo de operación es un nombre que recibe la operación cuando la empresa de Factoring contacta a su cliente para confirmar las condiciones de pago de las facturas a descontar. El confirming casi siempre se hace bajo la modalidad de “Factoring sin recurso”.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías facilitan el proceso de acceder tanto a crédito como a factoring. Aunque el Leasing no es tan electrónico, su uso pertinente en ciertos momentos amerita la espera al solicitarlo. Cada uno atiende necesidades distintas. La empresa deberá evaluar si es más conveniente la liquidez instantánea del factoring, o la alternativa de inversión que trae el crédito.

Capital de riesgo

A diferencia de las alternativas mencionadas anteriormente, el capital de riesgo apunta a ser una herramienta de “equity” o patrimonio. Si bien produce el flujo de capital hacia las empresas, su naturaleza es muy diferente. 

Las herramientas de capital y cuasi-capital buscan financiar a las PYME de múltiples maneras:

  • Préstamos participativos: Este instrumento de deuda se refiere a préstamos cuya remuneración está ligada al desempeño de la empresa. Puede vincularse a las ventas, el volumen de negocios o las ganancias, y tanto la tasa de interés como el reembolso del capital pueden depender de los resultados en un período determinado. Para el proceso de recuperación post pandemia, este instrumento puede ser beneficioso para las empresas, ya que reduce la carga de realizar pagos fijos (por ejemplo de un crédito) y garantiza que las empresas paguen lo que sí pueden. Sin embargo, estos instrumentos casi siempre exigen mayores pagos (rendimientos más altos) cuando hay recuperación. 
  • Fondos de capital: De forma general, los fondos efectúan inversiones temporales por entre tres y siete años, y durante este tiempo se dedican a implementar y desarrollar estrategias para que las empresas en que han invertido se consoliden y crezcan.

Su objetivo es encontrar compañías que estén enfocadas a mercados con alto potencial, que necesiten montos de capital altos, y que por ello permitan una participación importante del fondo en el negocio. Su puede tratar de inversiones de montos variados, que dependerán del tamaño del negocio al momento de buscar el Fondo apropiado.

Estos fondos de inversión son una tendencia global. En general, hay especial interés de invertir en empresas con enfoques sostenibles y de mejoramiento del tejido social.

Por ejemplo, si su empresa logra desarrollar un modelo de negocio innovador, que además mueve clientes de forma masiva y que es acogida en mercados diversos, lo esperable es que necesite muchas sumas de dinero para poder crecer. Es aquí donde la deuda y el factoring superan las posibilidades y entran los fondos de capital de riesgo a ser una alternativa. 

Crowdfunding

El ecosistema de financiación alternativa en línea cada vez cobra más fuerza. Aquí hablamos de modelos de deuda o capital, que permiten a las empresas recaudar fondos a través de un mercado digital en línea. En Colombia esto ya está regulado y existe por ejemplo: Acenso de la Bolsa de Valores de Colombia. A través de este mecanismo, cualquier empresa puede buscar inversionistas y democratizar la consecución de fondos para su crecimiento. 

Liquidez para una pequeña empresa significa la capacidad de cubrir sus obligaciones financieras a corto plazo. Se refiere a la facilidad con la que los activos pueden convertirse en efectivo. De acuerdo con esto, las mejores alternativas serán siempre las que presenten la posibilidad de hacerlo con el menor trastorno posible del día a día del negocio.

Al calcular y hacerle seguimiento a los diferentes resultados financieros de los activos y pasivos de su empresa, usted puede medir la liquidez de su negocio. Esto es necesario para detectar problemas de flujo de efectivo y verificar si su negocio goza de buena salud financiera. A partir de este análisis podrá determinar el tipo de herramienta que necesita.

Si su negocio lo que tiene es un descuadre en los días en que recibe su dinero y el día en que debe pagar sus obligaciones, su mejor alternativa siempre será el Factoring porque normalizar el flujo de efectivo es objetivo de cualquier gerente financiero. Es la herramienta por excelencia para enfrentar los retos de corto plazo.

Si su negocio necesita expandirse y hacer inversiones de capital para crecer, sus opciones serán el crédito de largo plazo o el leasing. En la medida en que el proyecto de expansión genere buenas proyecciones, los socios pueden estar tranquilos con la deuda que tiene una certeza de pago muy alta. Esta herramienta es muy importante para enfrentar los retos del mediano plazo.

Si usted se encuentra en un mercado de alto potencial de crecimiento, o en un sector que exige tener grandes sumas de dinero, es posible que las alternativas de equity sean su mejor opción. Allí podrá encontrar Fondos de inversión que estén dispuestos a correr los riesgos de mercado con usted como socios, entendiendo que unos años más adelante se salen y la propiedad de la compañía retorna a un estado que se planea previamente. Esta herramienta cubre todas las necesidades de liquidez con una perspectiva de largo plazo para el desarrollo de estrategias muy agresivas en crecimiento y en uso de capital.

Have Any Question?

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

¿Podemos ayudarte?